2022, un año complicado para la industria: TIP México

El arrendamiento vehicular se convierte en un valor agregado muy importante

Sin duda, el principal dolor de cabeza para la industria automotriz, este año, fue el desabasto de unidades; y aunque en los últimos meses hemos empezado a ver algunos avances, esta problemática aún no ha terminado, por lo que el panorama para el siguiente año, al parecer, irá sobre este mismo tenor.  

El retraso que se presenta en la producción sigue siendo muy alto y no alcanza a cubrir las necesidades de entrega para México, pues las unidades producidas irán principalmente al mercado de Estado Unidos. 

Pero la situación del desabasto de unidades no es el único problema al que se enfrentó la industria este año. TIP México, empresa líder en arrendamiento de transporte, autos y administración de flota, presenta algunos otros problemas que sufrió este sector:  

1. Autos chocolate

Aunque se ha vuelto un tema muy mediático y se presenta principalmente en las zonas fronterizas del país, el mercado de autos usados ha cobrado gran relevancia. Los autos chocolate presentan grandes desventajas como no tener las mismas garantías o servicios que un auto en regla, o dificultades para encontrar las refacciones para su reparación, en caso de ser necesario. 

El sector automotriz prevé que 2022 cierre por encima de los 200 mil vehículos usados importados, lo que significa la mayor cifra de autos chocolate desde 2014, de acuerdo con la AMDA (Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores). En perspectiva de TIP México, es un tema delicado, pues de crecer este número, podrían suscitarse problemas significativos más adelante.

2. Inflación

Debido a la alta demanda que existía en los vehículos por la escasa o baja producción de unida-des, los precios subieron de manera significativa, lo que comenzó a impactar con mensualidades muy altas dificultando la adquisición de algunos vehículos. Esta situación es una gran oportunidad para la creatividad de las financieras, ya que pueden ofrecer mejores opciones o plazos para mejorar las condiciones de pago.

3. Incremento de tasas 

Las tasas de interés aumentaron, y tarde o temprano se tenían que ver reflejado en los instrumentos o herramientas para poder adquirir vehículos a crédito. “Frente a estas problemáticas, el arrendamiento vehicular se presenta como una excelente opción, pues más allá de ver el costo financiero, los clientes voltean a ver el nivel de deducibilidad que van a poder tener”, comentó Alejandro Duk, director comercial de TIP México.

 Hoy en día, si tú compras un vehículo a crédito o contado, y tienes la capacidad de poder deducir, lo máximo que podrías hacerlo es $175,000 durante el plazo del crédito. En comparación con un arrendamiento donde puedes deducir un monto mayor, adicional al 100% en los servicios. En este sentido, el arrendamiento vehicular se convierte en un valor agregado muy importante para la gente que está buscando maximizar sus ingresos y reducir sus costos.2

“Estamos viendo una industria que no va a cambiar mucho con respecto a 2022 y que estará llena de retos. Sin embargo, el arrendamiento es una opción muy viable para poder hacer frente a la situación con respecto a costos generados por la inflación. Gracias a nuestro relacionamiento multi-marca y con distribuidores en casi todos los estados de México, podemos ayudar a nuestros clientes a conseguir la unidad que desean, a través de un traje a la medida que se ajuste a su presupuesto”, finalizó Duk.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.